La Xunta reforzará con 3, 6 M€ la Red gallega de acogimiento a víctimas de la violencia de género, que contará con un nuevo centro para atender mujeres con adicciones

Destaca que, de este modo, se multiplica por cuatro la partida dirigida a mejorar y ampliar esta esta red pública de viviendas seguras

Recuerda que en la actualidad se ofrece un total de 84 plazas en las diez casas de acogida o viviendas tuteladas de A Coruña, Ourense, Ferrol, Lugo, Vigo, Burela y Chantada, a las que se sumará un nuevo centro en O Porriño, especializado en atender víctimas con algún trastorno aditivo

Defiende la "necesidad" de este servicio que fue empleado en 2023 por 142 mujeres y 91 menores con un 60 % de ocupación de promedio en la anualidad

La Red gallega de acogimiento se va a completar también este año con cinco centros de crisis 24 horas que la Xunta abrirá en Santiago de Compostela, Ferrol, Lugo, Ourense y Vigo

Santiago de Compostela, 14 de marzo de 2024.-

El presidente de la Xunta en funciones, Alfonso Rueda, anunció hoy el refuerzo con 3,6 millones de euros de la Red gallega de acogimiento a víctimas de violencia de género que irán destinados a mejorar las diez casas de acogida o viviendas tuteladas repartidas por toda la Comunidad, al tiempo que para crear un nuevo centro en O Porriño, que estará especializado en atender aquellas víctimas con algún trastorno aditivo.

"Se trata de una red que, por desgracia, sigue mostrándose muy necesaria", defendió Rueda sobre la decisión tomada hoy en Consello da Xunta de su "refuerzo" a través de "multiplicar por cuatro" la partida dirigida a esta red.

Rueda precisó que, una parte de este presupuesto se destinará a hacer obras de reforma en las casas y viviendas de la red gallega existentes en A Coruña, Ourense, Ferrol, Lugo, Vigo, Burela y Chantada para "modernizarlas, eliminar barreras arquitectónicas y hacerlas más cálidas y acogedoras".

Nuevo centro en O Porriño

Mientras que el segundo destino de esta partida de 3,6 millones de euros --proveniente de fondos europeos del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia-- será para construir un centro nuevo, que se ubicará en O Porriño, para atender aquellas mujeres víctimas con problemas de adicción.  

Al respecto, el mandatario gallego defendió la necesidad de este centro especializado, ya que explicó que tener algún trastorno adictivo grave provocaba que estas mujeres se encontraban con "más dificultades para ser acogidas" en estas casas o viviendas.

De este modo, la Red gallega de acogimiento contará con este nuevo recurso especializado en víctimas que padecen problemas graves de adicción al alcohol y la otras sustancias. En concreto, Rueda avanzó que contará con una inversión de un millón de euros y será de titularidad municipal.

El titular del Ejecutivo gallego en funciones recordó que la Red gallega de acogimiento o ofrece en la actualidad un total de 84 plazas "que en 2023 fueron utilizadas por 142 mujeres y 91 menores, con un grado medio de ocupación a lo largo del año del 60 %". Además de esta red, la Xunta cuenta además con tres centros de seguridad existentes en Ourense, A Coruña y Lugo para víctimas de la trata.

Cinco centros de crisis 24 horas para víctimas de la violencia sexual

Precisamente, Rueda también destacó que el programa de inversiones hoy aprobado por el Consello encaja en la puesta en funcionamiento, antes de 31 de diciembre de 2024, de cinco centros de crisis en la comunidad para atender víctimas de la violencia sexual, un objetivo en el cual la Consellería de Promoción del Emprego e Igualdade y la Consellería de Sanidade colaboran.

Las obras para la habilitación de estos espacios ya están casi finalizadas en los hospitales Novoa Santos de Ferrol, Lucus Augusti de Lugo, PAC-Centro de Especialidades de Ourense, Gil Casares de Santiago de Compostela y Álvaro Cunqueiro de Vigo, donde quedarán radicados estos puntos de atención de 24 horas los siete días de la semana a las víctimas de violencia de género.

Estos cinco centros concentrarán la atención especializada, psicológica, jurídica y social que estas mujeres ya venían recibiendo en la comunidad, gracias al pionero marco legislativo gallego que desde 2007 considera la violencia sexual como violencia de género.