La Xunta apuesta por la conciliación para romper los estereotipos y corregir el desequilibrio social entre hombres y mujeres

El vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, inauguró esta tarde en Pontevedra el ‘Seminario de Conciliación y Corresponsabilidad APE Galicia'

Rueda abogó por compaginar actuaciones de sensibilización con una política de impacto inmediato para promover la conciliación de la vida familiar, laboral y personal

Hizo un llamamiento a las personas responsables de las empresas, para que impulsen las medidas de racionalización de horarios que tan buenos resultados están dando en la Xunta

  • O vicepresidente da Xunta, Alfonso Rueda, inaugurou esta tarde en Pontevedra o ‘Seminario de Conciliación e Corresponsabilidade APE Galicia’
  • O vicepresidente da Xunta, Alfonso Rueda, inaugurou esta tarde en Pontevedra o ‘Seminario de Conciliación e Corresponsabilidade APE Galicia’
  • O vicepresidente da Xunta, Alfonso Rueda, inaugurou esta tarde en Pontevedra o ‘Seminario de Conciliación e Corresponsabilidade APE Galicia’

Pontevedra, 11 de mayo de 2015.- El vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, inauguró hoy el ‘Seminario de Conciliación y Corresponsabilidad APE Galicia', en el que apostó por generalizar las políticas de conciliación para romper con los estereotipos de género y corregir el desequilibrio social existente entre hombres y mujeres. Rueda estuvo acompañado del presidente de la Asociación de Autónomos y Pequeñas Empresas de Galicia, APE Galicia, José Ramón Caldas, y de la secretaria general de la Igualdad, Susana López Abella.

El vicepresidente explicó que el fomento de la conciliación es uno de los pilares de la política de Igualdad de la Xunta de Galicia pero defendió la necesidad de que este tipo de políticas se extiendan a los campos laboral, familiar y empresarial para poder acabar así con la importante desigualdad que existe en lo que se refiere a la atención a las tareas del hogar y conseguir la plena incorporación de la mujer al mercado laboral.

Por eso, insistió en la necesidad de hacer hincapié en la corresponsabilidad, “en la ruptura de esquemas, de tópicos y clichés” que son responsables de ese desequilibrio social. Cuando ese desequilibrio se corrija, dijo, las políticas de conciliación podrán dejar de considerarse como medidas para mujeres y ser concebidas como “políticas para la sociedad”, en general.

Alfonso Rueda abogó por compaginar actuaciones de sensibilización, a largo plazo y para el cambio social, con una política de impacto inmediato para promover la conciliación de la vida familiar, laboral y personal de muchos miles de mujeres gallegas que la necesitan.

En ese sentido, destacó que la Xunta está trabajando en varios campos, como por ejemplo colaborando con los ayuntamientos y con las asociaciones de padres y madres para favorecer programas de conciliación o trabajando para poner la disposición cada vez más plazas de escuelas infantiles y de atención a mayores en Galicia.

También señaló que el año pasado se puso a disposición de los empleados y empleadas públicas de la Xunta las posibilidades de teletrabajo y de flexibilidad horaria, de las que ya se benefician más de 7.500 personas con notables resultados. Precisamente, Rueda hizo un llamamiento a las personas responsables de las empresas, para que impulsen también en sus organizaciones las medidas de racionalización de horarios y comprueben sus ventajas.

El seminario consistió en tres charlas: un primero sobre los beneficios para las empresas de la conciliación y la corresponsabilidad, del psicólogo de empresa Joaquín Dosil; otro de Responsabilidad Social de la Empresa y planes de igualdad en las Pymes, al cargo de la consultora en el área de igualdad, María Ángeles García Pérez; y un tercero sobre buenas prácticas en igualdad, conciliación y gestión de la diversidad, impartido por la presidenta de la Asociación de Empresarios de A Coruña, Ana Isabel Ulloa, y la directora de Recursos Humanos de Geriatros, Lucía del Campo. El cierre del acto lo hizo la secretaria general de la Igualdad de la Xunta, Susana López Abella.