La Xunta abre el plazo para que las víctimas de violencia de género y de explotación sexual puedan solicitar el bono de alquiler social

Los beneficiarios recibirán ayudas de un máximo de 225, 200 o 175 euros al mes para el alquiler de una vivienda por un período inicial de un año, prorrogable hasta tres

Multimedia

La Consellería de Medio Ambiente, Territorio y Vivienda destinará 1,65 millones de euros la esta medida, enmarcada en el Pacto de Estado contra la violencia de género

Santiago de Compostela, 11 de julio de 2019.-


A partir de mañana y hasta el próximo 13 de diciembre estará abierto el plazo para solicitar las ayudas del Bono de Alquiler Social destinado la víctimas de violencia de género, a sus hijos dependientes y la personas que sufran explotación sexual. Así se recoge en la resolución publicada hoy en el Diario Oficial de Galicia (DOG) y por la que se convoca para 2019 esta línea de subvenciones, impulsada en el marco del Pacto de Estado contra la violencia de género y a la que la Xunta destinará una partida de 1,65 millones de euros.

El bono tendrá un importe máximo de 225, 200 o 175 euros, dependiendo del ayuntamiento en el que se encuentre la vivienda, que equivale al 50% de la cuantía máxima que puede conseguir el precio del alquiler en cada zona. Así, la renta máxima será de 450 euros al mes en las siete grandes ciudades; de 400 euros en los ayuntamientos de carácter urbano; y de 350 en los ayuntamientos de tipo rural. Las bases reguladoras de las ayudas publicadas en el DOG del 24/4/2019 incluyen la lista de ayuntamientos en que se aplica cada importe.

La concesión será por un período de 12 meses, prorrogable dos veces más hasta llegar a un máximo de tres años. Se podrá solicitar una ayuda complementaria, de hasta 600 euros, para el supuesto de la inmediata formalización de un contrato de alquiler, que se destinará a atender los deberes derivados de la constitución de fianza y del alta en suministros.

Esta línea de subvenciones está incluida dentro del Bono de Alquiler Social, un programa que ya contempla a las víctimas de violencia de género entre sus potenciales beneficiarios. Como novedad, a través de la orden convocada este año y en el marco del Pacto de Estado contra la violencia de género, la Xunta crea una línea específica destinada a facilitar a este colectivo el pago de una vivienda en régimen de alquiler y además, se amplían los supuestos previstos con anterioridad.

Así, se incluyen también como posibles beneficiarios los hijos y hijas menores de 30 años de las víctimas mortales por violencia de género, cualquiera que sea la naturaleza de su filiación, que se encontraran en una situación de dependencia económica de la madre o del agresor en el momento del fallecimiento de la víctima.

Del mismo modo, las subvenciones de esta línea específica del Bono de Alquiler Social también van destinadas a atender con carácter urgente a las mujeres víctimas de violencia de género en una relación de convivencia y de dependencia económica con su agresor o, en el caso de las víctimas de trata con fines de explotación sexual, de dependencia de la persona que mantenga sobre ella una relación de dominación.

Tendrán también esa consideración las mujeres que habían padecido violencia vicaria o violencia per interpósita persona -esto es, aquellas que sufran el asesinato de sus hijos/as la manos del maltratador-.

Los ingresos de los solicitantes de este bono, ponderados en función del número de miembros que componen la unidad de convivencia, no podrán superar 1,5 veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM).